Thursday, August 07, 2014

1ra Beca al Talento Joven

Esta actividad la han preparado mi sobrino y su esposa para poder darle la oportunidad a una persona de cumplir su sueño y terminar su carrera.

Dense su vueltecita por allá y apoyen este evento.



Friday, June 13, 2014

Primera experiencia (lejana, gracias a Dios) del 911

Hace par de noches llegué al palomar y me encontré al conserje/guachimán/vigilante/dormilón "pegado" del teléfono de la recepción.

"Se está quemando un apartamento allá al frente" fueron sus "buenas noches."

Inspiré profundo y no olí nada. Miré en dirección al edificio del frente y tampoco vi nada.

"¿En qué piso?" le pregunté. "En el cuarto" me dice nervioso. "Déjeme cruzar" continúa apurado mientras yo pienso que su deber es quedarse en el edificio pues ese es su lugar de trabajo y no al frente, pero whatever.

"¿Llamaron al 911?" le dije.

"Sí, ya vienen."

En eso cruza el vigilante del edificio donde supuestamente estaba quemándose el apartamento y le dice al conserje/guachimán/vigilante/dormilón que ya había cerrado la llave de paso del gas y que estaba controlado.

Subí a mi casa y les comenté a mis padres lo que estaba pasando. A nadie lo olía a quemado, pero en la distancia se escuchaban tenuemente unas sirenas. Decidí ir al balcón para tratar de ver algo, y le dije a Camuflia que me acompañara (me comentó que ciertamiente hacía un rato le estaba oliendo a quemado). Nos acercamos al balcón pero no veíamos humo ni fuego "por parte." En eso llegó el camión de bomberos y decidimos, como típicas dominicanas, bajar para "vitillar" el proceso.

Yeah, I know... Dominicans be like...

Los bomberos llegaron, desmontaron sus mangueras y escaleras, y procedieron a revisar el apartamento. Mientras tanto yo conversaba con el conserje/guachimán/vigilante/dormilón:

Yo: "¿Hace rato que usted llamó?"

El: "Si, cuando usted llegó estaba trancando."

(Calculo que yo tenía aproximadamente 10 minutos de haber llegado)

E: "Esta gente ahora se cree que todas las llamadas son de relajo."

Y: "¿Cómo así? ¿El operador no le dió un buen servicio?"

E: "Bueno, en verdad sí. Al principio me hizo muchas preguntas como para darse cuenta si era relajando o era en serio, pero cuando se dió cuenta que yo estaba muy nervioso me calmó y me tomó todos los datos y me dijo que no me preocupara, que iba a mandar un camión de bomberos y me dio otras instrucciones más que no recuerdo ahora."

Mientras tanto los bomberos revisaban que el fuego estaba controlado, que el tanque de gas estaba cerrado y que el fuego no se había propagado por las tuberías a otros lugares. Recogieron sus escaleras y mangueras y comenzaron a preparar su informe. De nuevo, como "Dominicans be like" y "but first, let me take a selfie" Camuflia y yo nos tomamos nuestra respectiva foto "Versión 911" para subirla a Instagram. 

¿Cuál fue mi impresión? El servicio fue perfecto. Sí, es cierto, en 10 minutos se quema el apartamento y parte del edificio, para hay que ver lo que sucede "tras bambalinas." Se hace la llamada, tristemente el operador debe verificar que la llamada es real, calmar a quien llama, tomar los datos, comunicarse con la estación de bomberos más cercana (el palomar está en el medio de dos estaciones, una que está en la Urbanización Fernández y la de la Kennedy con Gómez, pero la del Fernández está más cerca), darle los datos a los bomberos, que estos se monten en el camión (no están montados con el camión prendido listos para salir, les toma aunque sea 1 minuto hacerlo) y que lleguen al lugar. 

Definitivamente, 10 minutos no son mucho para toda esa logística. 

Lo que sí entiendo es que debemos crear conciencia para que las personas que utilizan el servicio no sea para "dar lata", pedir "deliveries" de cerveza y de pizza, para que entiendan que el tiempo que un operador les dedica a esas llamadas sin sentido puede ser dedicado a otra llamada de la cual podrían depender vidas.

Mientras tanto, espero que esto no sea como todas las demás cosas en nuestro paisaje, que comienzan muy bien pero al final terminando dañándose.

Monday, June 09, 2014

Y llega Xarelto al rescate

Este post es la continuación del post anterior. .

Un año y medio. Un año y medio bebiendo veneno de ratón. Un año y medio sin poder comer vegetales. Un año y medio sin poder siquiera oler el alchohol. Un año y medio de golpes, sangrados, morados, internamientos, emergencias, "antisocialismo" (lo mal que lo ven a uno cuando pide que por favor no le toquen pues le podrían causar un morado que lo llevaría a emergencia). Un año y medio de visitas semanales a la clínica. Un año y medio de "pincharme" las venas mínimo semanalmente. Un año y medio de preguntar qué contienen los alimentos (no por mañosería, sino por los alimentos prohibidos).

Un año y medio.

Uno lo lee en dos segundos, pero ese año y medio para mí fue toda una vida.

Hasta que un día mi hematóloga me mandó a llamar.

La FDA había aprobado un nuevo medicamento que podía utilizarse para tratar, entre otras cosas, la trombofilia.

Ya yo había visto el anuncio en CNN, pero la medicina no estaba todavía libremente disponible en el país.

Hasta ese día.

El día que llegó Xarelto a mi vida.

Xarelto es una de las mejores cosas que me han pasado desde que se diagnosticó mi trombofilia. Aunque sigue teniendo casi los mismos riesgos y efectos secundarios que la warfarina, el Xarelto te da calidad de vida. Ya no tengo que hacerme examenes de sangre semanalmente, voy a la hematóloga cada 3 meses, hace muchos que no tengo que ir a emergencia por algún sangrado irregularmente excesivo (aún sangro), los golpes me siguen causando "morados", pero no tan severos como antes (ya por lo menos se me puede tocar), puedos comer TODOS los vegetales que quiera (amo al repollo y la lechuga), puedo beber alchohol (thank you, Jesus!). En fin, la vida con trombofilia ha sido diferente desde la llegada de Xarelto.

Hoy estoy bastante controlada, gracias a Dios. De vez en cuando tengo sangrados espontáneos (y hace par de semanas un incidente bastante desagradable con un inmenso coágulo de sangre en la boca causado extrañamente por una limpieza de dientes), pero nada que se escape de control ni que me haya llevado a la sala de emergencia.


Pensándolo bien, este año sólo he tenido que ir a emergencias una sola vez, y fue gracias a un episodio de vértigo luego de un viaje de buceo a Sosúa (el buceo no desató el vértigo, por si acaso, fue una mala coincidencia).

Y nada, esa es la historia de mi trombofilia hasta el momento.

Interesante, ¿no?

Friday, June 06, 2014

Verificación de líneas prepago

Si viven en RD quizás habrán escuchado la campaña de esto días correspondiente a la verificación de las líneas telefónicas prepago. Todo es parte de una resolución emitida por el Indotel para la validación de los datos de los titulares de líneas prepago. Una excelente inciativa pues los criminales usualmente sacan líneas prepago a nombre de incáutos ciudadanos utilizando sus cédulas y luego cometen fechorías utlizando dichas líneas; cuando vienen a ver tienen a la policía en sus puertas buscándolos porque con la línea registrada a su nombre se cometió un acto delictuoso. Aparte de esto, a veces las dejan sin pagar, las líneas salen en su reporte crediticio como morosas y después les afecta su historial crediticio.

Esta mañana procedí a revisarme tanto a mí como a mis padres para confirmar que no teníamos líneas fraudulentas registradas a nombre de nosotros. Todo fue muy bien, no teníamos ninguna línea registrada, hasta que le tocó el turno a Tricom (nuevamente, ¡ay Tricom de mis pesares!).

A mi papá le salieron 5 líneas prepago registradas a su nombre.

Procedí a llamar al número de servicio al cliente para preguntarles qué tenía que hacer (en la campaña no dice qué hacer en caso de que te salgan líneas registradas que no sean tuyas, o por lo menos en lo que yo he visto). Vale aclarar que mi papá no tiene móviles registrados en ninguna telefónica. "Cojí un trote" grandísimo pues el IVR pide que te identifiques con tu número de servicio, y al no tenerlo pues efectivamente no tenía servicio, no podía identificarme no obstante introducir varias veces el número de cédula, así que opté por darle a cualquier opción para tratar de comunicarme con un representante de servicio. A continuación la conversación con el representante de Tricom:

El: "Gracias por llamar a Tricom, fulando de tal le atiende (lo dicen tan rápido que uno nunca logra descrifrar el nombre). ¿En qué puedo servirle?"

Yo: "Sí, buenos días caballero. Yo estuve verificándome tanto a mi como a mis padres por el portal de internet a ver si teníamos líneas prepago registradas a nuestro nombre, para cumplir con el mandato de la ley. Resulta que a mi padre le salieron 5 líneas prepago registradas, las cuales no le corresponden pues él no tiene servicio de telefonía móvil con ustedes. Quisiera saber qué tengo que hacer para concluir el proceso, es decir, ¿tengo que pasar por allá o espero a que llegue el 12 de junio para que las líneas se caigan? En caso de que tenga que pasar por allá, mi padre tiene 83 años y se le hace muy difícil pasar por la oficina comercial. ¿Puedo ir yo en representación de él para hacer el proceso, y en caso de ser así, tengo que llevar algún tipo de poder?"

E: "Sí, tiene que traer un poder notarizado para cancelar las líneas."

Y: "Mire, es que yo no quiero cancelar las líneas porque efectivamente las líneas no son de él (si las cancelo aceptaría que fueran de él y recaería sobre él el pago de la cancelación o cualquier deuda pendiente que tuviesen), así que no le corresponde cancelarlas. Alguien hizo una operación fraudulenta y registraron las líneas a su nombre. No son suyas, él no tiene servicio móvil con ustedes. El único servicio que tiene con ustedes es el de telecable. Yo quiero saber cuál es el proceso, si dejo que las líneas se caigan o tengo que ir para reportarlas o para que las "tumben". Como le dije, mi papá tiene 83 años y no puede pasarse 3 horas sentado en una oficina comercial."

E: "Es que tiene que cancelarlas."

Y: "Caballero, las líneas son FRAUDULENTAS. Él no tiene servicio móvil con ustedes, no puede cancelarlas porque no son suyas para comenzar."

E: "A ver, deme su número de servicio."

Y: "CABALLERO, ÉL NO TIENE SERVICIO MÓVIL CON USTEDES. No puedo darle el número de servicio porque NO TIENE SERVICIO CON USTEDES."

E: (se turba). "Deme un segundo."

Luego de 5 minutos de larga espera, en los cuales cada cierto tiempo correctamente me decía "estoy trabajando con usted, disculpe la espera" (gracias a Dios que estaba llamando desde un número fijo de Tricom y la llamada no se estaba facturando), vuelve a la línea.

E: "Disculpe el tiempo de espera. Me informan que no tiene que hacer nada. Cuando llegue el 12 de junio como las líneas no fueron verificadas ni confirmadas, se caeran solas."

Y: "¿Entonces no tengo que ir ni hacer nada?" (hay que confirmar)

E: "No, las líneas se caeran solas. ¿Hay algo más en lo que pueda asistirle."

Y: "No, eso era todo, gracias por al asistencia."

E: "Gracias por llamar a Tricom, que pase buen resto del día. Fulando de tal (nuevamente no entendí su nombre, hablan como los médicos escriben) le asistió."

¿Qué les digo?

Mientras tanto, si no hicieron click más arriba en la palabra Indotel, estas son las direcciones para poder verificarse en cada una de las telefónicas que ofrecen los servicios de telefonía móvil prepago:

Claro

Orange

Tricom

Viva

Thursday, May 29, 2014

Bébase su veneno de ratón y deje de joder tanto

Este post es la continuación del post anterior.

Nada, había que afrontar la vida con todo lo que ella traía.

La doctora entendía que como mi trombofilia era adquirida, había muchas posibilidades de que si erradicábamos los factores de riesgo mi organismo podría regenerarse. Lo primero, dejar de beber pastillas anticonceptivas. Me envió inmediatamente a la ginecóloga, quien me dijo que "jamaninunca" podía beberlas de nuevo. ¿Cómo íbamos a regular los niveles hormonales? "¡Rebaja!" fue su respuesta.

0 y ya van 2.

El cigarrillo no era un problema ya. Dejé de fumar el 11/11/11 (escogí la fecha especialmente para nunca olvidarla). Lo dejé "cold turkey." Era la única forma. La tercera tenía que ser la vencida (ya lo había dejado 2 veces anteriormente, una por 5 años y la otra por año y medio). Hoy en día me ayudo con un cigarrillo electrónico (el estrés me está matando, es eso o un Marlboro) y ese ya dentro de poco se va también.

Lo tercero era el alcohol. Ese también se iba.

Lo cuarto, y lo más difícil, bajar de peso. Pero eso es material de otro post.

Y mientras tanto, ¿qué íbamos a hacer? Licuar lo más posible la sangre para tratar de evitar o disminuir las trombosis. Ya estaba bebiendo cardioaspirina y un antigregante plaquetario por la hipertensión, pero no eran suficientes pues mis niveles protrombóticos estaban muy elevados. La doctora me recetó warfarina, un medicamento que es utilizado como veneno de ratón.

Sí, leyeron bien, tenía que beber veneno de ratón.

Esta medicina es sumamente delicada. Tenía que sacarme sangre por lo menos 1 vez a la semana, pues la única forma de regular sus niveles era sabiendo los niveles de protrombina en la sangre (tengo un "cayo" en el brazo inzquierdo de todos los "pinchones", mi pobre vena ha pasado mucho trabajo). ¿Efectos secundarios? Todos. Sangrados, derrames, horribles hematomas (perdí la cuenta de las veces que tuve que ir a emergencia por esto). De la nada comenzaba a sangrar por la cabeza, la cara (a veces conversando con alguien se me quedaban viendo asustados porque la sangre me salía de los poros sin motivo alguno). No podía consumir nada "verde" pues iba en contra de la medicina (léase, nada de vegetales). Cuando fui a Bahía de las Águilas me dió una insolación extrañísima y sangraba como loca por la cara (horrible). Ciertos alimentos adicionales estaban prohibidos.

Mi vida era horrible. El año y medio que duré tomando warfarina fue una pesadilla. Tenía que ir casi todas las semanas a la clínica. Si alguien simplemente me topaba me salía un "morado". Si me daba un golpe tenía que salir "juyendo" para emergencia, igual si me cortaba. 

Un año y medio sin alhocol. Ni una gota. Un día en casa de mi cuñada me comí un pedazo de dulce que tenía "un chin" de alcohol y hasta la presión me subió.

La vida ya no era vida. Era un contínuo pesar. No podía estar en lugares donde hubiese mucha gente pues el más mínimo "toquesito" se convertía en un "morado". Imagínense la lucha que tuve que pasar con personas a las que les gusta hablarte dándote "toquesitos" en el cuerpo.

Un infierno.

Continuará...

Tuesday, May 27, 2014

De como uno mismo se daña la vida

Este post es la continuación del post anterior.

Esa misma tarde visité a la hematóloga. Cuando le conté la historia del dedo confirmó preliminarmente el diagnóstico del cardiólogo; me estaban dando trombosis. Para saber qué las estaba causando tenía que hacerme más examenes profundos, los cuales me hice inmediatamente. Algunos resultados tomaron un tiempo para estar listos: en el país no los hacen (sin mencionar que al laboratorio hay que pagárselos en dólares, no te dan devuelta y no puedes reclamarlos al seguro). Lo único que podía hacer era esperar.

Volví unas semanas después con una "caterva" de resultados. El diagnóstico fue pasmoso: sufría de trombofilia.

WTF?

 Ya ella se lo imaginaba, pero quería confirmarlo. Tenía una "abnormalidad" en la sangre que me causaba trombosis constantes.

¿Qué lo había causado? Hay dos tipos de trombofilia: la hereditaria (nadie en mi familia sufre de eso) y la adquirida. En mi caso era la adquirida. ¿Cómo se adquiere? Bueeeenooooo... Hagamos un check-list, ¿les parece?

Malos hábitos de vida:
Cigarrillo:
Alcohol:
Obesidad:
Pastillas anticonceptivas (en mi caso para regular los niveles hormonales):
✓ 
¡Qué linda! ¡Yo misma me había dañado el organismo!

Si alguno de ustedes tiene acceso a una caja de pastillas anticonceptivas, busque las letritas donde dice que si tiene más de 35 años y fuma no debiera beberlas pues pueden causar trombos. Yo lo leí cientos de veces, pero como todo ser humano siempre pensé que nunca me pasaría a mí. 

La doctora me dijo que había tenido suerte pues las trombosis sólo me habían dado en las extremidades cortas, es decir, en los dedos, pero que siempre existía la posibilidad de que uno de esos trombos se me fuera al cerebro, a los pulmones, a algún órgano o extremidad importante y... bueno, no tengo que decirles lo que me podría pasar.

La noticia me cayó como un balde de agua. Yo misma era responsable de lo que me estaba pasando. El romo, el cigarrillo, la "buena vida" que en verdad era "mala vida" habían puesto mi vida en peligro.

O sea, me puedo morir en cualquier momento.

¿Y ahora, qué íbamos a hacer?

Continuará...

Friday, May 23, 2014

Bullying, profiling y una hija de la gran p...

Hace unos meses estaba entrando al edificio de la Jurisdicción Inmobiliaria en Santo Domingo. Si me siguen por twitter sabrán que la política de la puerta de que los militares de sexo masculino metan sus manos y narices en mi cartera donde tengo mis tampones, toallas sanitarias y vibradores NO ME AGRADA y así lo expreso cada vez que voy, así que se imaginan el ánimo y humor que tengo cada vez que me toca visitar tan distinguido lugar.

Volviendo al tema, eran cerca de las 8:30 am. Habíamos varias personas en fila esperando en lo que los militares rebuscaban en bultos, carteras y demás, aquellas cosas que no son de su pertenencia y que no se les han perdido en los bultos y carteras propiedad de terceros. Habían hombres, mujeres, hombres con maletines grandísimos, mujeres con bultos y carteras inmesas, y yo, con mi cartera y mi bultito donde tengo mis instrumentos de trabajo. De todas las personas en fila, la única que estaba en sobrepeso era yo. Esta aclaración la hago por lo que sigue.

Al llegar mi turno, la "hermosa y educadísima" militar que metió sus manos hediondas en mi carteras busca y rebusca sin encontrar nada. Luego de abrir hasta los bolsillos (porque en un bolsillito voy a tener una bomba atómica), sonríe mostrándome su "hermosísima y cuidada" dentadura y me pregunta en su "claro y refinado" castellano masticado lo siguiente:

E -"¿Tú no tiene comida ahí adentro, aveldá?"

Mi cara, que ya de por sí estaba dura, se puso versión "peñón".

Y - "¿Usted no me está preguntando eso a mí, verdad que no? ¿Por qué no se lo preguntó a las demás personas que andan con carteras y bultos que entraron antes que yo?"

E - "Lo que pasa e que ello no son como tu, tu ve. Pero dime si tu tiene comida ahí."

Setecientos millones de insultos pasaron por mi sucia mente (si piensan que mi boquita es sucia, no quieran ni imaginarse lo que pasa por mi mente).

Y - "Señorita, yo tengo más de 20 años viniendo a este lugar. Conozco las reglas mejor que usted. No me vuelva a hacer esa pregunta. JAMÁS."

Ella se quedó de una pieza. Yo le sonreí, tomé mi bulto y mi cartera, le dí la espalda y continué mi camino. 

Y después me preguntan que por qué odio a la gente.

Las "vainas" que me pasan a mí sólo me pasan a mí.