Wednesday, March 22, 2006

Aventura callejeras

El otro día me estaba recordando de la época en que no existía la AMET y los encargados de velar por el cumplimiento de las leyes de tránsito lo eran los policías, comúnmente llamados “tráficos”, que tenían un sombrerito blanco muy simpático que los hacía parecer honguitos.
Tengo que admitir que soy medio psicorrígida en lo que respecta al cumplimiento de la ley; trato de no violentarla nunca, más aún si se trata de la ley de tránsito. Por eso es muy raro que me vean “comiéndome” un semáforo, transitando en contravía, bloqueando el acceso a un parqueo o haciendo otro tipo de “travesuras” que son muy comunes en nuestro país. Además, siempre tengo toda mi documentación al día y llevo en mi vehículo todos los equipos requeridos por la ley y hasta los que la ley no requiere. Por eso cuando un día, ya hace varios años, un “tráfico” me mandó a parar sin motivo alguno el mismo pasó un poquito de trabajo.

Tráfico: "Buenas, joven. Hágame el favor y permítame sus documentos."
Yo:"Como no, agente, aquí tiene" (le paso cédula, licencia, matrícula y seguro al día).
T: (revisando los documentos) “¿Y su revista?”
Y: “Mírela pegada en vidrio, agente. Está al día. Mire, aquí tiene también los recibos de pago de derechos de revista y el papelito de verificación que dan en Tránsito Terrestre” (que no son requeridos de llevar según la ley).
T: “Hmmmmm. ¿Y el gato y las llaves de rueda?”
Y: “Mírelos aquí.”
T: ¿Y la goma de repuesto?”
Y: “Mírela aquí. Está llena y en excelentes condiciones.”
T: “¿Y la bandera roja?”
Y: “Mírela aquí.” (la ley sólo la exige para los vehículos de carga y en esa época yo andaba en mi supercamioneta).
T: “Y los triángulos.”
Y: “Aquí los tiene.”
T: “¿Y el botiquín?”
Y: “Aquí está. Nuevecito. Se lo voy a abrir para que vea que tiene todos los instrumentos de primeros auxilios necesarios para cualquier accidente.” (lo abro y se lo enseño)
T: “¿Y el foco?”
Y: “Mírelo aquí.”
T: “¿Y los bombillos de repuesto?”
Y: “¿Aquí están, y fíjese también que tengo fusibles de repuesto.”
T: (se queda callado).
Y: “Le puedo ayudar en algo más?”
T: “¡Caramba, pero gente como usted no le da comida a uno!”
Y: “¿Qué usted quiere que le diga?”
T: “¿Y qué me va a decir, si lo último que me faltó pedirle fue el Acta de nacimiento de sus abuelos y viendo cómo van las cosas probablemente usted tenga una copia certificada en su cartera?”
Y: (me río).
T: “Nada, joven, vaya con Dios…”
Y: “Amén.”

3 comments:

alfonso said...

al menos, nos dimos cuenta que el sabe de las norma..pero no las aplica

henry siteber said...

Jajaja,
Mi papa hace el cuento de que una vez le dieron un ticket for haber tenido todo en order como tu.

::over-whelmed:: said...

oh oh! y el! haha