Tuesday, February 13, 2007

La cultura del tigueraje

Código Penal de la República Dominicana.
Art. 379.- El que con fraude sustrae una cosa que no le pertenece, se hace reo de robo.

El Sabado estaba en el car wash lavando la jeepioneta. Para no tener que estar fuñendo mucho con la abridera y cerradera de cartera, cogí los 50 pesos de la propina del señor que me estaba secando la niña y me los metí en el bolsillo de atrás de los jeans, justo donde tenía mi móvil. Lo hice conscientemente, sabiendo que en el momento que sacara el móvil los 50 pesos se me iban a caer.
Estaba muy entretenida viendo un señor de esos que venden vejigas de diferentes formas que estaba parado a mi lado cuando de pronto me entró una llamada. Saqué el móvil y vi de reojo como se me cayó la papeleta. Me quedé viéndola y hablando cuando de pronto, ya terminando la llamada, vi que el vendedor ambulante, quien había visto cuando se me cayó la papeleta, se agachó y muy guillao como quien no quiere la cosa, cogió la papeleta, se la embolló en la mano y comenzó a caminar.
Inmediatamente tranqué la llamada, me reí por dentro, y esta fue la conversación que siguió:
Yo: “Psttt. Hey. Son míos.”
El: (me ignora y sigue caminando)
Yo: “Amigo, el de la vejigas, son míos.”
El: (Se voltea y trata de poner cara de yo no fui) “¿Tu me tá hablando a mí?”
Yo: “El único que anda con vejigas por aquí es usted, así que creo que es más que obvio que es a usted que lo estoy llamando. Son míos…”
El: (se queda callado)
Yo: “No se haga el chivo loco, no. Devuélvamelos que son míos.”
El: “¿El qué?”
Yo: “Los 50 pesos que usted vió que se me cayeron del bolsillo. Son míos. Devuélvamelos.”
El: “¿Qué 50 pesos?”
Yo: “Los que usted tiene embollados en la mano izquierda.”
El: “Yo no tengo nada en la mano” (la mano obviamente embollada).
Yo: “¿No? Abrala para ver si no tiene nada ahí.”
El: “No, de verdad, yo no tengo nada en la mano” (con el puño cerrado).
Yo: “Abrala entonces, ¿o voy a tener que buscarme a uno de los lavadores que venga y se la abra a la fuerza?”
El: (abre la mano y ahí están mis 50 pesos) “Contigo no se puede…”
Yo: “Eso se llama robar por si no lo sabe…”
El: (se ríe y sigue su camino…)
-----------------------------------------------------------

El Viernes en La Vega estaba tirada medio a medio del gentío tirando fotos. Como medida precautoria, tenía la mochila puesta al revés, el bulto de la cámara amarrado a la cintura y al frente y un bulto azuano (aka una funda) amarrado de las tiras del bulto de la cámara y que también me quedaba colgando delante. En la funda tenía unos cuantos disparates: una abanico de plástico, 2 fundas vacías de unos bambanes (las vejiguitas largas esas que se usan mucho en el play para hacer bulla), una botella de agua y unas servilletas… nada que realmente fuera de valor. El asunto es que en un momento cuando estoy tirando fotos siento que alguien me topa. Era un carajito como de 10 años que me mira con cara de pena y me dice:
El: “Dame eso.”
Yo: “¿El qué?
El: “Esa funda. Dámela.
Yo: “¿Y por qué?”
El: “Porque yo la quiero.”
Yo: “Pero tú no sabes lo que tiene adentro. ¿Cómo la vas a querer?”
El: “No importa. Tú ere rubia y blanca, algo bueno tiene que tener. Ademá, aunque té vacía yo la quiero porque me guta.”
Yo: “¿Y si está llena de “moco”?”
El: “La mujere rubia no tienen “moco”. Dame la funda.”
Yo: “Pero es una funda como cualquier otra. ¿Por qué quieres la mía?”
El: “Porque la quiero…”
Yo no pude aguantar la risa y le dije que no, que no le iba a dar la funda porque después no iba a tener donde guardar mis “mocos.” En eso vino una persona de seguridad, que se había cuenta del meneo y le pidió que se moviera (muy cortésmente por cierto).
El quería la funda porque si, sólo porque no era de él. A eso le llamo yo un ladrón en potencia.

12 comments:

fanny santana said...

I love this post very entertaining. To think that all this happened in a matter of hours. keep it up bracuta

Harold Mc said...

Weno a eso yo tambien le llamo ladron con potencia, lo que tu no sabes si fue alguien mas adulto que lo envio pa que te entretenga y fuapiti te arranca tu camara de la cintura.

Joan Guerrero said...

Entretenido como dijo fanny...
Pero es bien reflexivo con tal de que veamos cómo las cosas suceden en esta tierra.. por simple tigueraje, se pasan de ladrones

Anonymous said...

Wow que miedo me dio la segunda historia. Saber que un nino se comporte de esa manera.

Matemáticas said...

Hey mana ta fuerte ese carajito ose a porque a El le dió la gana de gutale, de verdad tienes que cuidarte.

Gabbie said...

bueno bracuta, que te digo... esas son de las veces que uno no sabe si reir o llorar, ese es el futuro?

ima said...

interesante la perspectiva del niño, "porque eres rubia, blanca" increible como todavia se cree que que la pobreza esta relacionada a una raza en particular.

Will said...

ladrones, malditos..ladrones a la clara...creen que los demas son pendejos..y los demas?...estan de mas???..nooo

Alexei Tellerias said...

"contigo no se puede"...

yo no sé si reirme o sentirme impotente por una cultura que se ha arraigado gracias a nuestra clase dirigencial. Que Dios nos ampare.

lagitti said...

así es, poruqe la delincuencia se germina desde temprano creo yo; todos los niñso chiquitos quieren lo que ven porque els entido de pertenencia es muy particular "todo es mío" pero a los 8 años hace raaaaaato que se les ha enseñado que eso no es así. tienes toda la razón, un delincuente en potencia y es extremadamente triste.

lizzie González said...

así funcionan ellos, ven una fundita y de una vez creen que tienen que regalársela...gracias Balaguer por esta cultura de "regalenme lo mio" y da gracias a Dios que te la pidió, otros solo la toman

Orlando said...

Lo que me da es lástima, en mi familia hay muchos niños y no quiero ni imaginarme a uno de ellos en esa situación. Un niño de 8 años no tiene la culpa de que la vida lo haya puesto a eso.

Lo duro es que como tu dices, es un delincuente en potencia.