Tuesday, March 04, 2008

La violencia no acaba

Ayer en la mañana estaba saliendo de la oficina para hacer una diligencia cuando ví en la construcción de la esquina (si, me persiguen las construcciones) una aglomeración de personas. Cuando tomé la calle ví una ambulancia y un carro de la Policía y a todos los trabajadores de la construcción y de la adyacente en la calle.
Pensé que se había caido algún obrero (con lo buena que es la seguridad en las construcciones) pero cuando me acercaba vi el cuerpo de una mujer medio descubierto. Oré por su alma y pensé que era una de las mujeres que tienen un mini-puesto de comida (de esos clásicos que surgen cuando hay construcciones) y pensé por un momento que probablemente estaba enferma y algo le había sucedido de imprevisto.
Ya en la tarde volví a salir de la oficina y por delante de mi pasó una güagüita de la Policía Forense. Miré de nuevo hacia la construcción y vi de nuevo la aglomeración de gente. Pensé que había pasado algo nuevo, pero al volver a la oficina me dijeron que en ese momento era que se estaban llevando el cuerpo (más de 6 horas después).
También me contaron qué era lo que había pasado: la mujer era la "esposa" del vigilante de la construcción y la pareja había estado discutiendo. Parece que él, en un arranque de celos, la empujó desde la 3ra. planta.
Sólo tenía 22 años.
Y estaba embarazada.
¿Hasta cuándo seguirán pasando este tipo de cosas?

2 comments:

Claudia T. said...

Que situacion tan penosa, hasta cuando seguiremos siendo victimas de la violencia intrafamiliar.
Que en paz descancen ambas almas y al M... que lo encarcelen

Mantequilla said...

Me ha caido como un baldazo de agua fría, estas son cosas que leemos todos los días en los diario, pero nunca dejaran de impactarnos, porque se supone que cuando elegimos una pareja es para acompañarnos y para COMPARTIR nuestra vida no para regalarsela y que la rompa como un juguete chino