Thursday, September 03, 2009

No usarás el nombre de Dios en vano

(dedicado a @eriktaveras que hoy se quejó de mi "falta de escritura" aquí)

Advertencia: Este post trata de asuntos religiosos. Si usted es Ateo, Satánico, Diabólico o simplemente no cree en la existencia de Dios y se ofende si alguien habla de El, le recomiendo no leer este post.

Quedan advertidos.

Los que me siguen en twitter vieron ayer este tweet: 08:45 Declaro hoy el día oficial de dar gracias por los problemas (a ver su así cambio un poco el panorama). Ese es el motivo por el cual me pasé el día entero dando gracias a Dios por todas las cosas (buenas y malas) que me pasaron y que viví.

Esta mañana me topé con un mensaje de mi querido amigo MAB en Facebook donde me recordaba que, entre otras cosas, no debía tomar el nombre del Señor en vano según el Segundo Mandamiento del Decálogo Católico (o los Diez Mandamientos, para ponerlo menos complicado, pero no la película de Cecil B. DeMille con Charlton Heston que vemos todas las Semanas Santas), diciéndome esto porque entendía que mis tweets de agradecimiento se podían quizás considerar como un relajo. Le respondí a mi amigo (y no es un boche) que entendía perfectamente su preocupación y lo que me había querido decir; le agradezco sobremanera el haberlo hecho, pero quiero aclararles algo a ustedes.

Aunque yo parezca una loca desquiciada (a veces los soy... es más, los soy la mayoría de las veces) y aunque en mi juventud hice muchas loqueras, hay algo con lo que NUNCA relajo y eso es con mi Señor Dios.

Si, aunque ser "chulo" (no fui yo, alguien me dijo que yo era chula) parezca entrar en contradicción con ser una persona "creyente", si, yo soy creyente.

Fui bautizada en la fe Católica en la Parroquia San Antonio María Claret (hay fotos). Hice mi Primera Comunión en el Colegio Santo Domingo (con una catequista que impartía las clases en Inglés por lo que soy creyente en 2 idiomas) hace ya más de 20 años (por ahí andan las fotos). Hice el Cursillo de Cristiandad en Casa San Pablo hace muchos años (mi Cursillo fue el 642 para el que lo quiera verificar; por ahí también andan las fotos). He hecho muchos retiros; rezo todos los días y TRATO, si TRATO en mayúsculas y negritas, de vivir mi vida de acuerdo a las enseñanzas de Dios (aunque no siempre triunfe en mis esfuerzos).

Aquí viene la primera cita:
Mateo 6, 1-8
"Cuando ustedes hagan una buena acción, no lo anuncien por todos lados; de lo contrario, Dios su Padre no les dará ningún premio. Si uno de ustedes ayuda a los pobres, no se ponga a publicarlo en las sinagogas y en los lugares por donde pasa la gente; eso lo hacen los hipócritas, que quieren que la gente los alabe. Les aseguro que ese es el único premio que recibirán. Cuando alguno de ustedes ayude a los pobres, no se lo cuente a nadie. Así esa ayuda se mantendrá en secreto, y Dios el Padre que conoce ese secreto, les dará su premio. Cuando ustedes oren, no hagan como los hipócritas. A ellos les encanta que la gente los vea orar. Por eso oran de pie en las sinagogas y en los lugares por donde pasa mucha gente. Pueden estar seguros de que no tendrán otra recompensa. Cuando alguno de ustedes ore, hágalo a solas. Vaya a su cuarto, cierre la puerta y hable allí en secreto con Dios, su Padre, pues él da lo que se le pide en secreto. Cuando ustedes oren, no usen muchas palabras, como hacen los que no conocen verdaderamente a Dios. Ellos creen que Dios les va a hacer más caso porque hablan mucho. No los imiten, porque Dios, nuestro Padre, sabe lo que ustedes necesitan, aun antes de que se lo pidan."

Por este motivo yo no ando llenándome la boca en la calle pregonando mi religión y mis actos. Más aún, prefiero predicar con las acciones y "hablarle a Dios de los hombres y no a los hombres de Dios." Tampoco voy a decir que soy la más religiosa de todas las religiosas. Ni cerca. Soy super pecadora (relajo mucho con que tengo mi penthouse con vista al lago de lava allá donde Cachíbiris) pero eso no implica que no sea creyente.

Otra cita:
Mateo 7, 21
"No todo el que me dice: "Señor, Señor" entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos."

No voy mucho a misa. No creo mucho en los curas. En MI versión de la religión (porque como todo ser humano, yo acomodo la religión a mí, no me acomodo yo a la religión), la Iglesia soy yo porque yo soy cuerpo vivo de la Iglesia. Los curas y monjas et al son seres humanos igual que yo, que eligieron dedicar su vida por completo al Señor (aunque no todos cumplen con su compromiso y no por eso entiendo yo que está mal lo que hacen, pero esas son otras quinientas, sino pregúntenle al Padre Alberto) y como tales los miro. Cuando quiero hablar con Dios no necesito de otro ser humano que le "mande" el mensaje y cuando peco (y peco muchísimo) le pido perdón directamente al único que me puede perdonar.

Tengo una opinión muy particular de la Iglesia. Tan particular que para mí, pensándolo un poco, las 95 tesis de Martín Lutero realmente no fueron TAN descabelladas. Sin embargo, me considero Católica y creo que la Iglesia es única, católica y apostólica. No voy a entrar aquí en discusiones de que si yo estoy equivocada, de que cuando venga el gran rapto yo me voy y tú te quedas, de que si Jesús no es el hijo de Dios y que todavía estamos esperando la llegada, de que si el Papa es malandro, que si María era esto o lo otro, que si no se debe creer en los Santos, que si Alá es Dios y Mahoma es su profeta, de que si los Pastores lo que buscan es su beneficio propio, de que cualquier Juan que no esté de acuerdo con la Iglesia arme tienda aparte y se hace rico atento al diezmo, etc. A mí nada de eso me importa, para mí todos somos hijos de Dios y tengo fe en que un día vuelvan a su casa los hermanos esperados.

Lo único que yo se es que creo en la Santísima Trinidad, que sigo la Iglesia Católica y en todo eso que conlleva ser Católico y que no voy a enumerar aquí para no cansarlos (por eso les pongo los links, para que sepan de qué hablo).

 Lo que sí de verdad no creo es que para ir al Cielo hay que ir a diario a la Iglesia, hay que darse golpes en el pecho, hay que vivir hablando de Dios, hay que tratar de convencer a todo el vivo para que se venga a la Iglesia a la que pertenezco... Más aún, no creo que todo aquel que vaya a misa a diario tenga la salvación asegurada porque usualmente con ellos se cumple el refrán de "a Dios rogando y con el maso dando." Sin embargo, en estos días siento la necesidad de hablar de mi Señor.

La última cita
Efesios 5, 15-20
Mirad, pues, con diligencia como andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Esto último es el motivo por el cual desde ayer estoy dando gracias a Dios constantemente y a viva voz (o a vivo tweet, como prefieran decirlo). No es secreto que en estos últimos días me he dejado agobiar por los problemas y las cosas que me ponen de mal humor (que son MUCHAS porque para jodona y malhumorada búsquenme). El mal estuvo ganando la batalla contra el bien en mí y eso me estaba amargando la vida. Por eso decidí dar gracias a Dios por todo, absolutamente todo (bueno y malo) porque realmente todo lo que me pasa sucede porque así lo quiso mi Señor Dios y yo no soy quien para cuestionar sus designios. Tengo absoluta fe y certeza de que todas estas situaciones que atravieso han pasado simplemente para mi bien porque nada que Dios mande es para mal; simplemente no vemos en el momento cuál es el mensaje y el propósito detrás de dicha situación. Entonces, en vez de ver lo malo y de pasarmela quejándome como muchos lo hacen y como yo lo he estado haciendo, y de permitir que esas situaciones empañen mi vida, he decidio tratar de ver todo desde otra óptica y dar gracias por todo, como se me enseñó.

Por lo menos, eso es lo que yo creo. Esa es mi verdad, y con mi vida la defiendo (como suele decir mi amigo Alexéi), y no necesariamente tiene que ser la de los demás.

Aunque no lo crean, ayer pasé el día mucho mejor de lo que lo he pasado en las últimas semanas y estoy segura de que ha sido por mi cambio de actitud.

Así que, Gracias Señor, y espero que no te quilles porque te "miente" a cada rato...
:-)

4 comments:

Maryorie said...

Dios te bendiga!

Anonymous said...

Corroboro.

Amen.

Geovanni Pastrano

johannamelendez said...

Y es que no todo el que va a la iglesia diario, ora 15 veces al dia, lee la biblia 10 veces mas es un santo creyente. A veces esos son los peores, cada quien es libre de proclamar su fe sin temores ( como quiera y donde quiera). Recuerdo siempre que mi guia espiritual para mi confirmacion me decia: Johanna la comunicacion con el Señor es tuya y solo tuya, tan personal como la quieras hacer. Y es algo que he crecido cultivando, asi que me alegro de que mientes a Dios tantas veces quieras!

Yam said...

Totalmente de acuerdo contigo, mi caso es muy parecido, soy catolica, ya no tan practicante como antes pues al llegar la madurez he cuestionado severamente como los hombres nos han impuesto su modo de ver la religion, estoy de acuerdo con muchas cosas en la iglesia pero con otras no, ademas prefiero no ver a los hombres que nos dirigen si no el mensaje de la palabra de Dios y por lo demas pareciera que fui yo quien escribi este post pues estoy totalmente de acuerdo contigo.
Lo que si me atreveria a pedirte que postees mas, haces mucha falta tu blog es de mis favoritos