Thursday, March 04, 2010

Siempre hay un pelo en la sopa

El día que llevé mi vehículo al taller para hacer el presupuesto del arreglo del accidente que sufrí el pasado día de reyes le pedí a la persona quien me atendió que por favor, una vez el seguro aprobara el arreglo, me avisara para llevar el vehículo SÓLO cuando ellos tuvieran todas las piezas en el taller. Le recordé que en el accidente anterior me había quedado 6 semanas a pié y que todavía un año y pico después me estaba recuperando del daño. Me prometió que sí, que me llamarían sólo cuando tuviesen todas las piezas.

La semana pasada por fín, 2 meses después del accidente, el seguro aprobó los arreglos (luego de una confusión porque sólo habían aprobado la mitad pero resultó que no era así, que el seguro de la persona quien me había chocado iba a cubrir al otra mitad). Tanto yo como mi papá nos comunicamos con el taller y les preguntamos si tenían todas las piezas, porque si no era así no iba a llevar el carro. A ambos nos aseguraron que sí.

Ya se imagina por dónde va el cuento, ¿verdad?

El Martes pasado perdí toda la mañana entre llevar el vehículo al taller y buscar el carro de alquiler que el seguro me iba a proporcionar.

Cuando me terminan de recibir el vehículo tanto mi papá como yo pedimos que por favor, antes de irnos, revisen y confirmen que están todas las piezas y que las mismas son las que corresponden al vehículo. Media hora después nos confirman que sí, que son las piezas y que podemos irnos tranquilos.

Hoy a media mañana me llaman del taller para decirme que la pantalla que ellos tienen no es la que tiene mi carro, que tiene un diseño diferente y que mi pantalla no aparece. Que me pueden cambiar las 2 pantallas para que sean iguales (se cuál pantalla me quieren poner y le cambia el frente al vehículo, no la quiero) o que espere a que llegue la que le corresponde, que por cierto no saben cuándo llega. Para durar de nuevo 2 días a pié en lo que montan la pantalla.

Porque así es la vida.

Por lo menos la mía.

Porque yo debería cambiarme el apellido a Murphy.

Porque por más que trato de prevenir las cosas y de que todo me salga bien, siempre algo la c**a.

Parece que todas las peticiones fueron al viento y que la media hora perdida el Martes fue para nada, porque si realmente hubiesen revisado la pantalla se hubiesen dado cuenta que eran diferentes, ¿verdad?

Y después me preguntan por qué este paisaje y la gente que lo compone me tiene JARTA.

Tengo tanto pique que no puedo ni escribir más...

5 comments:

Solange said...

Esa es la regla de la vida!
Cuando estas en el baño suena el tel, cuando sales mas fea te encuentras con todos! jajajajajajaja

Espero que te arreglen tu carro pronto!

Saludos,

Carlos said...

Ojala que te arreglen tu carro lo mas rapido posible y no le da~nen otra cosa.

Muy bueno tu blog, entra al mio:

http://vida-alterna.blogspot.com

El citadino said...

Siempre hay algo que dañe una cosa que crees bien :s
buen post bracuta :)

Mario said...

Pero y qué paso despues?? no hay un "new episode" en esta serie? como si tuvieramos algo mejor que hacer que leer tu blog... come on...

Bracuta said...

Me lo entregaron 1 semana después, con la pantalla que correspondía... Me brillaron el carro completo gratis en compensación por la tardanza....