Thursday, March 15, 2012

Desenvenenando el alma

Por razones "corazoniles", hace un tiempo (demasiado largo, diría yo) comencé a escuchar "radio talk shows" mientras estaba manejando, para mantenerme actualizada de las cosas que pasaban en nuestro país.

Recuerdo a primera vez que escuché el "veneno de la tarde". Iba con Isis en su carro y no tuve más remedio que escuchar lo que estaba en la radio. Lo hice en contra de todos mis criterios, pues llegó un momento en mi vida en el que decidí "vivir" sin importarme lo que sucediera en mi hermosa isla. "¿Subió la gasolina?" ¿Y qué voy a hacer, si tengo que echarla como sea? "¿Subieron los precios de la canasta familiar?" ¿Y por eso voy a dejar de comer? "¿Que tal candidato hizo tal cosa?" ¿Qué me importa a mí, si perdí toda fe en los políticos hace años?"

Sin embargo, a alguien que forma parte de mi vida LE ENCANTAN esos temas. Por un acto de amor, para tener tema de conversación (más bien para poder entender lo que esta persona me estaba diciendo, pues su vida revuelve alrededor de dichos temas que a mi me ponen de mal humor) comencé a escuchar esos programas, a ver las noticias, a leer los periódicos ("tu vives en un mundo irreal, todo rosado, puede haber una guerra civil en el país y ni te enteras, vives en una República Dominicana alterna"). Sin darme cuenta, comencé a convertirme en una persona amargada (más de la cuenta, pues soy amargada de naturaleza), a estar siempre de mal humor, hasta a ponerme violenta verbalmente... Y no me estaba gustando la persona en la que me estaba convirtiendo.

Llegó un momento en el que dejé de escuchar música en la radio. Todo era venendo y veneno. Sí, es triste, lo sé. Leía las noticias, estaba al tanto de todo lo que pasaba con Hipólito, Leonel, Danilo, Margarita, Alvarito, Consuelo, Vincho, Vinchito, Desly, que si Misíl llamó, que si la encuesta, que si atracaron a uno, que si mataron a otro... Salía "juyendo" los Viernes para echar gasolina antes de las 12 para ahorrarme los 32 centavos que iban a hacer una gran diferencia en mi vida. Me leía los periódicos de cabo a rabo, todas las noches veía el programa de Cavada, los Lunes a Alicia Ortega y los Sabados a Nuria. Que si papá, que si mamá, que si va, que si no va, que le dieron unos cuartos, que si Figueroa Agosto, que si los de Paya, que si Sobeida, que si... STOOOOOPPPP!!!

Olvidé la máxima de Nietzsche: "Without music, life would be a mistake"...

Mi vida era horrible.

Hace unas cuantas semanas me puse a limpiar mi cartera y encontré mi iPod todo triste, arrumbado y descargado en el fondo de ella. Un bombillito se me prendió sobre la cabeza y tomé mi iPhone, "prendí" Shazam y busqué las pocas canciones que había "taggeado" en los últimos tiempos (en las pocas ocasiones que el veneno me permitió escuchar la radio) y comencé a actualizar mi iPod.

Increíblemente, la última canción que había agragado a mi iPod era de octubre del 2010.

No comments.

El asunto es que esa tarde conecté el iPod a Vickiana cuando salí de la oficina, y en medio del tapón recordé algo que había olvidado hacía años...

I LOVE MUSIC!

¡Fue exhilarante! ¡En el medio del tapón estaba cantando a pleno pulmón y bailando como una loca en el sillón! ¡La pasé de maravilla! Increíble el cambio que hubo en mi porque simplemente esa tarde no escuché "el veneno"...

De más está decirles que no he vuelto a escuchar ningún "veneno'" por la radio, no veo a Cavada, Nuria o Alicia. Si me preguntan a cómo está el dólar, mucho orgullo les diré que no lo se. De los periódicos leo los titulares y alguna que otra noticia, todavía no tengo decidido por quién votaré el próximo 20 de mayo (y no creo que decida pues ninguna de las opciones existentes es para mí una "opción")... Felizmente he asumido el papel de "chiva loca" cuando en las noches me quieren comentar sobre las cosas que pasaron durante el día en estas 3/4 partes de isla, pues realmente NO ME INTERESAN.

Y sonrío. Y soy feliz. Y no me abrumo. No me enveneno ni enveneno a los otros.

No juzgo al que quiera envenenarse con ese estilo de vida; cada loco con su tema. Mientras esos escuchan cualquier veneno en las tardes y se amargan la vida pensando en el apocalipsis Dominicano, yo conecto mi iPod y canto la última canción de Madonna a todo lo que da mientras Vickiana recorre junto a mi las calles de la ciudad.

Que siga el entierro... pero no me obliguen a participar en él...

3 comments:

Clau said...

Eni, me identifico completamente contigo. No escucho esos programas radiales que solo nos bombardean informacion negativa, solo musica para mis oidos. Para mantenerme actualizada me basta con twitter y algunos periodicos on line. Cero Drama!

Jax said...

Me encanto este post, sencillamente MAGISTRARL, me identifico al 100% con la causa,,, A pesar que llevo casi un año y medio viviendo en Nuevayol, mientras estaba en RD hice lo mismo que tu acabas de hacer en en los ultimos anos...Pues entendi que ya uno tiene demasiadas complicaciones en la vida para sumarse a eso los problemas nacionales,,q si este politico robo, q si el narcotrafico, q si la gasolina o la electricidad y mucho menos ver noticias de q atracaron a fulano, q si a este otro lo descuartizaron, q si esto o aquello:: NO, STOP! asi me dije yo.

Llegue al extremo q a penas sabia q Leonel era el presidente! no se quien es el secretario agricultura, o educacion o whatever,,y mucho menos saber de noticias en prensa, internet, tv o radio! la ultima vez q dije, Mmm dejame ver en q esta mi pais y puse las noticias antes de dormir, hablaron con imagenes y todo de un tiguere q mato a la mujer a los hijos, les prendio fuego y luego se suicido,,ENOUGH! Eso fue como en 2009! mi mama me hacia esa misma critica,,q yo vivo desconectado de la realidad,,pero al menos me siento bien, q vivo en un mundo creado por mi en donde todo es seguro y mis unicos problemas son donde saldre a bonchar el weekend, si me rapo el caco o me dejo el grenero o si Kim Kardashian sacara o no otro video porno!

Ps.: Una vez hice una locura ( para mi q siempre fui tan medido y conservador ), camino al trabajo en pleno tapon en el elevado, baje mis cristales, apague el aire, subi a todo volumen el tema Mi Enfermedad de Los Rodriguez y cante a todo pulmon! algunos me veian como loco, otros se reian, otros me aplaudian y uno se paro al lado, subio su dedo pulgar en sinonimo de apoyo a mi causa y canto conmigo desde su carro!! llegue ronco a la oficina, pero fui feliz!

WhiteStraitjacket said...

Definitivamente la prensa hace una influencia muy fuerte sobre nosotros, afectando el estado de animo, así como también la salud y la paz mental :P

Quizás no sea una burbuja, sino que uno elige a no ser influenciado de mala manera con las cosas... Si, ciertamente, uno debe de estar informado, pero no agobiado por todo lo negativo ni el veneno que le ofrecen diariamente a uno. La vida es mucho mas que eso, la vida es un hermoso sube y baja, una ola que nos lleva lentamente por el camino que elijamos... El ser feliz no es una opción, es un estilo de vida...

Un abrazo! :)